La elección de Aleix

Este fin de semana en Aragón todo apunta a que el futuro de Aleix Espargaró quedará resuelto. El mayor de los hermanos de Granollers tiene muy claro que el año que viene quiere estar encima de una de las Yamaha “no de fábrica” que tendrá el equipo Forward Racing en su box. Y lo estará.

Pero el camino no ha sido fácil. Aleix firmó el año pasado un contrato con el equipo Power Electronics Aspar, por el cuál, si ganaba el título de CRT esta temporada, el acuerdo se renovaba automáticamente. Algo que será matemático en las próximas carreras… Aleix cuenta con 71 puntos y es undécimo en la provisional empatado a puntos con Bradley Smith y por delante de las Ducati de Pirro y Iannone. La siguiente CRT, Colin Edwards está a 40 puntos y quedan cinco carreras. Ni queriendo podría perderlo…

Con este panorama estaba claro que debía llegar a un acuerdo con Aspar para poder dejar el equipo. Antes de Montmeló parecía casi seguro que ambos separarían sus caminos de forma amistosa. Aleix Espargaró tenía sobre la mesa una oferta de Suzuki para formar parte de su equipo de fábrica en 2014. Aspar no tenía ninguna objeción, porque la famosa cláusula de los 600.000 euros, solo era en caso de irse a un equipo rival (CRT, “no de fábrica” o cómo se vaya a llamar el año que viene). Pero cuando Suzuki anunció que no volvería hasta 2015, el sueño de Aleix de pilotar una moto de fábrica se desvaneció.

Cuando después Forward Racing el ofreció una de sus Yamaha, sus mánagers (Paco Sánchez y Pere Gurt) conocían bien el contrato que había firmado Aleix con Aspar y realmente nunca lo valoraron. Conocedores de los planes de Aspar con Aprilia, su apuesta era la continuidad de Aleix ante la posibilidad de que la marca de Noale entrara directamente como fábrica en 2014. Aleix estaba a gusto con el equipo y realmente no había opciones mucho mejores.

Pero durante el parón de verano Aleix estalló. Dejó a sus representantes (los mismos que llevan a su hermano Pol) y comenzó a trabajar con Albert Valera, el mánager de Jorge Lorenzo. En Indianápolis comenzaron las negociaciones con Aspar para intentar solucionar la salida de Aleix de la mejor manera posible.

Jorge Martínez “Aspar” siempre se ha mantenido firme en su postura. Tanto él como Aprilia no querían perder a Aleix por nada del mundo y con la claúsula de rescisión le tenían atado. Pero cuando alguien quiere hacer algo, es muy difícil retenerlo contra su voluntad y más después de lo que ha hecho Espargaró para cambiar de moto… En Misano, después de muchas reuniones y conversaciones con todas las partes, Aleix le comunicó a Jorge que podría llegar a la cantidad que podría llegar para liberarse (no me parece elegante hablar de cifras), y parece que a Aspar le pareció bien. Para hacerlo renunciará a todo lo que debía cobrar de Forward Racing… Básicamente, que el año que viene correrá, como rezaba el lema del gran Mike Hailwood,  “por amor al deporte”. Ante esto, el tetracampeón del mundo valenciano no pudo hacer nada, y es que, Aleix ha dejado claro sacrificándolo todo, que no quería dejar escapar lo que él ve como una gran oportunidad.

Deseo de todo corazón que no se equivoque. Lo que está haciendo este año con la ART es increíble y solo hay que ver donde está De Puniet con su misma moto o el resto de CRT. Aleix se merece una buena moto pero, yo tengo algunas dudas sobre que las Yamaha de Forward vayan a ser muy superiores a las Aprilia “no de fábrica” “oficiales”… Me explico.

Es cierto que sobre el papel las motos que tendrán Forward Racing en su box la próxima temporada son muy tentadoras. Motor de Yamaha M1 con las últimas especificaciones de 2013 (lo único que no especificó Lin Jarvis es si tanto estos motores como los del Tech3 contarán con el recién estrenado cambio seamless) y el chasis y basculantes que las motos del Tech3 han llevado este año (eso también es una duda porque Cructhlow utiliza uno de los primeros de 2013 y Smith uno de 2012), el resto de la moto la debe fabricar el equipo con la ayuda de FTR. Supongo que Yamana también les “soplará” las dimensiones del airbox y del depósito de combustible para que los pesos estén en su sitio. Un pepino que con 24 litros de gasolina y los neumáticos más blandos de Bridgestone podría poner en apuros a las M1 oficiales… Pero como dijo el máximo responsable técnico de Yamaha, Nakajima, “solo en las rectas”. Y es que, para que una Yamaha funcione como la de Lorenzo, hacen falta, motor, chasis y electrónica, y esta última parte es la que más peso tiene en los últimos tiempos… Sin el software de Yamaha “domar” la moto no será tan sencillo.

Por otro lado Aprilia, aunque finalmente no entrará directamente como fábrica, seguirá evolucionando su ART con un nuevo motor de válvulas neumáticas con el que ganarán entre 15 y 20 CV, y también en un cambio seamless. Sin Aleix en sus filas será complicado conocer el nivel real de la nueva moto con respecto a la de esta temporada. Espargaró ha luchado en muchas carreras con Dovizioso y Hayden con sus Ducati de fábrica… Precisamente Aprilia y Aspar contarán con Nicky Hayden, quien veremos si puede llevarla como el catalán, aunque, con su experiencia, debería ser así… Pero para mí la ventaja principal que tendrá Aprilia, es que trabajará como una fábrica con el único objetivo de batir a las Yamaha y a las Honda “carreras cliente”. Y ahí es precisamente donde veo el riesgo en la decisión de Aleix… Está claro que Aprilia también perderá parte de su ventaja al tener que usar la electrónica de Dorna, pero si durante el año necesitan hacer cuatro chasis (como han hecho esta temporada) lo harán, si necesitan mejorar el motor, también lo podrán hacer… Yamaha y Honda entregarán un material a principio de año que será el mismo hasta la última carrera. Sí, en Forward van a trabajar con FTR para hacer un chasis propio. Pero con todos mis respetos a FTR, hacer un chasis mejor que el de la M1 fabricado por los japoneses en Iwata, lo veo muy complicado.

Sin duda que ver cómo termina esta lucha entre Aprilia y las marcas japonesas será interesante la próxima temporada. El piloto cuenta mucho y Aleix llegará súper motivado. El cronómetro dirá si su decisión ha sido la correcta…

 

 

Miedo en el cuerpo

El fin de semana pasado en Assen, Jorge Lorenzo demostró que las ganas pueden más que el dolor. Después de caerse el jueves en la segunda sesión de entrenamientos libres, el mallorquín se rompió la clavícula. Todo el mundo daba por perdido el Gran Premio para Lorenzo, una carrera que en las dos últimas temporadas le había dado la espalda.

En 2011 cuando partía como el favorito a la victoria después de ver su aplastante ritmo en los entrenamientos, se fue al suelo en la segunda curva al no poder evitar a Marc Simoncelli que se caía justo delante. Jorge se levantó y acabó sexto…

El año pasado, Álvaro Bautista salía como un cohete y no pudo entrar en la primera curva, llevándose consigo a Lorenzo, quien además de los puntos, que de nuevo podrían haber sido 25, también perdió un motor.

Este año comenzó muy fuerte, quizás demasiado para las condiciones en las que se encontraba la pista en el segundo libre. Llovía mucho, pero eso no impidió que Lorenzo fuese bajando sus tiempos. Hasta que llegó a la curva 13 se voló a 224 km/h rompiéndose la clavícula. Como ya he dicho antes, nadie esperaba que hiciera lo que después hizo… Jorge tenía claro que este año corría en Assen, no podía permitirse perder muchos puntos con respecto a Pedrosa antes de llegar a Sachsenring, donde Dani ha ganado cuatro veces, las tres últimas de manera consecutiva. Pero repito, nadie, los primeros sus rivales, se esperaban ver de nuevo a Jorge sobre la moto el sábado…

Con el duodécima puesto asegurado en la parrilla y tras verse animado por su Team Manager, Wilco Zeelenberg, se operó en tiempo récord y el viernes por la tarde estaba de vuelta en Assen. Aun así, la incredulidad seguía en la cara de muchos de sus rivales. Todavía tenía que pasar las pruebas médicas para poder subirse en la moto… Pero las pasó y en el warm up no fue nada mal. Solo con eso Jorge ya había metido el miedo en el cuerpo de sus rivales.

Pero lo mejor estaba por llegar. La carrera iba a ser crucial para Dani Pedrosa. En los entrenamientos estuvo siempre delante, aunque en la Q2 solo pudo clasificarse en segunda línea. Pero Dani sabía que esta carrera podía ser muy importante para abrir una brecha en el campeonato y salió a por todas. Aunque pronto vio que no tenía suficiente grip para luchar por el podio o la victoria sin arriesgarse a sufrir una caída. Cuando le pasaron primero Rossi, después Márquez y más tarde Cructhlow, sus opciones de sacar tajada de esta carrera se desvancieron… Y para colmo, Lorenzo cruzó la meta justo detrás de él… Solo dos puntos en un día que podrían haber sido muchos más. Su compañero, con la misma moto, que no era tan efectiva como las Yamaha en Assen, apretó al máximo con un dedo de la mano roto para subir al podio. Dani solo pudo ser cuarto.

Es cierto que Assen nunca se le ha dado bien a Dani. Desde que ganó su primera carrera en el Mundial en 2002, no ha vuelto a subir a lo más alto del podio en la pista holandesa, pero su gran forma en las últimas carreras, bueno más bien desde mediados del año pasado, hacían olvidar las estadísticas. Pero además se sumó el problema del neumático reforzado de Bridgestone, que a Dani le cuesta horrores hacer funcionar. También tuvo problemas con ellos en Mugello, y Bridgestone llevará las mismas gomas el próximo fin de semana en Sachenring. Es cierto que la pista alemana es el feudo de Pedrosa en el Mundial. Pero también lo es que Lorenzo ha dejado claro que va a luchar por este título arriesgando lo que haga falta… Aunque Dani dice que lo del sábado pasado no afectó para nada su planteamiento en este campeonato, ver lo que hizo Lorenzo de algún modo le impactó. Él mejor que nadie sabe lo que es correr lesionado y sabe apreciar el esfuerzo que hizo su rival. Si en Alemania la temperatura no es muy alta, los problemas con el Bridgestone reforzado pueden volver a aparecer, espero que no, pero si es así, habrá que ver hasta dónde está Dani dispuesto a arriesgar… Y encima Lorenzo llegará con la motivación por las nubes, lo que compensará que Sachsenring no sea uno de sus circuitos favoritos. En unos días tendremos respuesta a todas nuestras dudas.

 

 

Calma aparente

La tensión dentro del box del equipo Repsol Honda crece por momento. Aunque durante los actos en los que Dani Pedrosa y Marc Márquez coinciden hay buen rollo, los domingos la historia cambia bastante. Sobre todo se nota que Dani no le hace demasiada gracia que el “novato” aprenda tan rápido, pero sobre todo que aprenda a su costa. En Mugello tras la carrera le comenté a Dani, en tono de broma, que vaya cursillo de pilotaje en Mugello le había dado a Marc… Con cara de póker me contestó: “Sí, y no es el primero”, dejando claro su malestar sobre el hecho de que Márquez siga su rueda durante las carreras. Márquez no tiene ningún problema en reconocer que seguir a Pedrosa le aporta muchísimos beneficios. “Pues sí, la verdad es que sí, ya he hecho unas cuantas carreras detrás de Dani, y es donde tengo que fijarme porque llevamos la misma moto. Aprendo cosas y eso siempre es importante”. Sigue leyendo