Todo o nada

editorial_2366No hay duda de que este inicio de temporada está siendo mucho más complicado para Marc Márquez de lo que fueron los tres últimos. Tras tres carreras está situado en la clasificación en quinta posición, a 30 puntos de Valentino Rossi. La mayoría de estos puntos se han ido en la caída de Argentina de este fin de semana, una carrera en la que ha vuelto a demostrar su determinación de ganar, la misma que tuvo hace una semana corriendo a toda velocidad por la línea de boxes de Austin para tomar su segunda moto y lograr la pole en los entrenamientos, o que hemos visto tantas y tantas veces.
Márquez es un piloto muy rápido, y también tozudo, en el sentido de no dar por perdida jamás una posición. Esa actitud le ha reportado muchos de sus éxitos, y se los seguirá dando, aunque en esta ocasión se hayan esfumado 25 puntos. En Termas Valentino iba más rápido y tenía mejores armas para el final de la carrera, pero Marc no estaba dispuesto a cederle la victoria, y esa caída probablemente marcará un punto de inflexión en la relación de ambos. Cuando se lucha no ya por una victoria, sino por un título, los rivales se tienen que respetar, pero es casi imposible que se quieran. Márquez y Rossi han tenido una excelente relación mientras no eran rivales directos, pero en cuanto lo han comenzado a ser, todo ha empezado a cambiar. Para los grandes campeones no hay medias tintas, es todo o nada, y si hay algo que no te puede despistar, es la relación con tu rival directo.

Batalla estelar

Edito_2346Cada vez es más difícil encontrar logros que Marc Márquez pueda batir. Después de romper casi todos los que se refieren a precocidad en sus resultados, y posteriormente a cifras absolutas, ya solo quedan situaciones especiales, como la que hemos vivido este pasado sábado durante los últimos instantes del entrenamiento cronometrado. Algo no funcionó bien desde el arranque de su moto, porque si algo hacen estas MotoGP es hacerlo al instante con un ruido ensordecedor, pero dentro de la mala suerte que supone que una moto que nunca se rompe, lo haga en el momento menos oportuno de los entrenamientos. Pero también hay que reconocer que Márquez tuvo una suerte inmensa. Es la que acompaña a los campeones, y puede que conforme más grandes, en mayor medida. El aviso podía haber saltado en cualquiera de los más de cinco kilómetros y medio del circuito, pero lo hizo en la recta, con el tiempo justo para parar, saltar, correr, recoger su moto, y pasar con siete segundos de margen antes de que la pista se cerrase. Para que este tipo de situaciones se dé, tienen que conjuntarse muchos factores, todos de cara, todos dispuestos para que el protagonista logre su épica actuación. Obviamente nuestro protagonista tiene que ser capaz de estar a la altura de lo que se le exige, este caso ni más ni menos que lograr girar más deprisa que ningún otro.
La estrella de Márquez volvió a brillar en los entrenamientos para alzarle un poco más, para permitirle demostrar de lo que es capaz. Un hombre demuestra de lo que es capaz frente a las adversidades, y parece que no hay ninguna capaz de superarle. ¿Para qué queremos películas de intriga si Marc las supera con realidades?

Cara y cruz

Edito_2356_bajaLa primera cita del Mundial nos ha traído dos grandes sorpresas. Por una parte la constatación de que Valentino Rossi, a sus 36 años, sigue teniendo la garra del pasado, sigue siendo capaz de ofrecernos carreras memorables, y que frente a las nuevas generaciones que han llegado, no solo no se ha amilanado, sino que ha aprendido de ellos para lograr batirlos de tú a tú. ¿Hasta cuándo podremos disfrutar de este fenómeno? Pues según sus allegados, vamos a tenerlo en los circuitos al menos otros cuatro años. Es una gran noticia, una alegría para el motociclismo en general, y un impulso para el Mundial de MotoGP, que va a poder contar con su mayor estrella todavía un largo tiempo.
Frente a esta «cara», en Qatar también nos hemos encontrado con la «cruz», el anuncio de los que de momento son irresolubles, problemas de Dani Pedrosa. Ha tenido que ser muy difícil realizar esa rueda de prensa justo al acabar la primera carrera, porque una cosa es ver a lo largo de una parte de la temporada que un problema físico te impide rendir como quisieras, y otra es convencerte de ello nada más comenzar. Sus declaraciones son una prueba de sinceridad y de honestidad. Pedrosa juega en una MotoGP con la baza en contra de su tamaño, de unos brazos más cortos que tienen menos palanca y le obligan a un mayor esfuerzo físico, y por ello son aún más importantes para su pilotaje. Pese a su pesimismo y al tiempo que lleva sufriendo en silencio su dolencia, sólo podemos ser optimistas después de la operación practicada por el doctor Villamor, y desearle una pronta y total recuperación que le permita volver a hacer lo que más le gusta y a nosotros disfrutar con él de ello.

Incombustible

Pepe_2 editoLo que ha hecho Valentino Rossi en Qatar pasará a la historia del motociclismo. Puede que sea una hazaña más que sumar a la larga lista de éxitos del italiano, pero haberla conseguido a los 36 años, le da todavía más valor.
Rossi es un fenómeno de masas, pero tras su paso por Ducati, también es cierto que para algunos su caché descendió, sobre todo con la llegada de otro as del manillar como es Marc Márquez. A veces las carreras te dan satisfacciones como la de ver la de MotoGP en Qatar, con pilotos que no quieren mantener su posición ni una curva, con motos de características tan diferentes como las Yamaha y las Ducati, cuyas armas todos conocemos, y que por ello damos más valor a quien logra contrarrestarlas.
El inicio de la temporada 2015 ha sido espectacular, aunque se haya roto una racha que duraba desde 2005, cuando fue la última vez que no hubo pilotos españoles en el podio de ninguna categoría. Es muy pronto para empezar a preocuparnos, pero también es sintomático que no haya compatriotas claros como otros años para lograr los títulos, o que la pasada temporada todas las categorías de nuestro CEV fuesen ganadas por pilotos extranjeros. Tenemos las mejores infraestructuras deportivas, equipos y campeonatos, pero vamos a necesitar también dar un empujón a nuestros pilotos, porque los demás está claro que han aprendido.
Qatar deja otra mala noticia, la lesión de Dani Pedrosa que pone su futuro en jaque, esperemos que solo temporal.

Rossi es eterno

Edito_2385_BajaLas divisiones de seguidores de Valentino Rossi están de enhorabuena. Su victoria en Misano ha sido inapelable, superando mano a mano a los dos pilotos que puede considerarse que están más en forma en este momento, Marc Márquez, el hombre llamado a lograr el título y batir récord tras récord, y Jorge Lorenzo, su compañero de equipo, y el único piloto que ha batallado con Márquez en las últimas citas.

El tesón y la entrega de Rossi a lo largo de este año, ha sido encomiable. Un hombre que ya lo ha logrado todo, pero que no sólo lucha a brazo partido para mantenerse en la cima, sino que sigue siendo el referente incluso de sus rivales más encarnizados. Si este año fue él quien decidió dar un vuelco a su equipo técnico en busca de nuevas soluciones frente a nuevos rivales, ahora otros siguen su ejemplo. Ni el palmarés, ni la edad, ni la variedad de asuntos paralelos en los que se haya involucrado, han hecho mella en él.

Su victoria en casa no ha sido un regalo de nadie, pero tanto para él como para su equipo, y para todos sus seguidores, se puede considerar el mejor de los presentes en un año en el que Márquez eclipsa todo.

Si alguien podía pensar que Rossi seguía en MotoGP por inercia, o que sin hacerlo su tiempo había pasado, Misano ha dado un claro mensaje. Puede que Rossi ya no esté en condiciones de dominar como en el pasado, pero este año ha sido el único capaz de ganar a Márquez cara a cara, en una carrera que lo engrandece aún más dentro de su particular Olimpo, un lugar reservado a los grandes, en el que también cabe nuestro equipo nacional de trial, vencedor por undécima vez consecutiva del Trial de las Naciones, una gesta de la que tendréis cumplida información en el próximo número.