Un gran principio

[singlepic id=210 w=320 h=240 float=right]]Casi 50.000 espectadores en Cheste y unos cuantos millones más en «prime time» el domingo noche en La 1, con esa bendita, insólita y maravillosa gloria que fue ver carreras sin cortes ni ventanas publicitarias, pudimos disfrutar de un gran fin de semana. En Cheste volvimos a confirmar que tanto Joan Lascorz, que ganó muy bien en Supersport y ya es líder, como Carlos Checa, en Superbike, eran y siguen siendo candidatos al título.

El prematuro error no forzado de Checa en la primera manga, cuando era líder, que fue comparable con el que horas después y a miles de kilómetros cometería otro piloto de Ducati, Casey Stoner en Qatar en circunstancias parecidas, fue bien compensado con una segunda carrera magistral, gracias a la que se mantiene tercero en la provisional, tras los dos pilotos que de momento muestran más regularidad y acierto: Leon Haslam y Max Biaggi. En Qatar claro está, no hubo segunda carrera, era MotoGP, y Casey Stoner se tuvo que tragar el sapo de su error monumental que tendrá que rumiar, sin poder resarcirse, como hizo Checa en Valencia, al menos hasta la próxima cita de Japón, dentro de dos semanas. Puede que le afecte más o menos, pero este no era el principio que nadie esperaba y Stoner, diga lo que diga, quedó como ese boxeador que recibe un golpe en frío en el mentón y se va incrédulo al suelo, nada más comenzar el primer asalto, cuando era el favorito para propios y extraños en todas las apuestas por su invencible trayectoria en Qatar, corroborado con unos entrenamientos soberbios, incluido un «wam up» perfecto, y en los que había machacado a toda la concurrencia, Rossi incluido.

Todo esto pasará ahora por la cabeza del pobre Casey, tras su fatídico comienzo, cayendo solo, sin que nadie le presionase y cuando comenzaba a abrir un claro hueco sobre sus perseguidores. Valentino siempre segundo tras Casey, no desaprovechó ese «regalo» y comienza la temporada 2010, la de su presunto décimo título, ganando y con una abundante bolsa de 25 puntos sobre su presunto peor rival. Pero de Qatar, me quedo con el principio, el de Pedrosa, con su salida fulgurante, su toma y daca sin complejos ante Rossi, y sobre todo su no rendirse ante una moto que no acaba de ir y con la que hasta un séptimo puesto tal y como le fueron los entrenamientos pudo saber a gloria, aunque no a la que debe tener a su alcance Dani en condiciones normales, que en Qatar y en su moto no se dieron. Y también me quedo con el final trepidante y de infarto de MotoGP. Ese de Lorenzo, genial, con su fantástica e imprevista remontada para entrar segundo, tras haber estado varias semanas de baja y perderse un tercio de la pretemporada. Lorenzo estable en la cuarta plaza se reactivó por sorpresa a falta de cinco vueltas y reivindicó sus opciones al título ante dos excelentes y crecidos Dovizioso y Hayden que muy poco tienen que ver con la misma pareja de 2009.

En 125 espectacular comienzo con la primera fila de parrilla en las cuatro primeras posiciones de carrera, algo poco habitual y menos aun cuando los cuatro, como fue el caso, eran españoles. Terol, Vázquez, Márquez y Espargaró, lo bordaron y Rabat se sumó a esa gran fiesta nacional. Todos estuvieron muy bien, pero Nico Terol fue el más astuto, el que mejor leyó la carrera y por su forma de ganar se notó que por algo fue bronce el año pasado y de los cuatro es al que se le vieron más hechuras de futurible campeón, pero ya veremos… Y por cierto en esa inmejorable cantera de MotoGP que es 125, un dato muy a tener en cuenta, España domina e Italia, habitual rival, con tres pilotos, está casi desaparecida, y el mejor, Marconi, fue el 22, los otros dos no acabaron. El futuro nos pertenece. En Moto2, noche de estreno, tremendo pundonor de Toni Elías, batallador Debón, desafortunado Simón y un espectáculo que sigue prometiendo mucho más de lo que al final se vio en Qatar, con un ganador escapado y una carrera bastante más rota e insulsa de lo que cabía esperar dada la absoluta igualdad mecánica. El último título de la extinta 250 cc lo ganó un japonés, Aoyama, la primera carrera de su sustituta Moto2, otro japonés, Tomizawa, con el que nadie contaba… justo como sucedió con Aoyama el año pasado. No digo más. Sólo que el regalo que esperaba el día de mi cumpleaños no llegó… pero no me siento tan «depre» como Stoner; Qatar y Cheste me levantaron el ánimo.

Comparte en tus redes

, , , ,