El boom del viaje en moto

burgos-penaranda-de-dueroLlega la primavera con ella el “boom” de la utilización de la moto para la mayoría de los europeos. Durante los últimos años se ha producido un notable crecimiento del viaje en motocicleta. Así mientras hace un par de decenas de años, los ruteros éramos “los raros” y los normales eran “los racing”, ahora resulta completamente al contrario. El porqué de este cambio en la forma de utilizar la moto, y de esto no cabe duda, pues las motos más vendidas son precisamente las motos viajeras y cuanto más polivalentes mejor, en mi opinión, se debe a dos causas principales.

La primera son las fuertes medidas restrictivas y de control que se han impuesto, y sin duda serán cada vez más rígidas, en Europa. Los límites de velocidad estrictos, las cuantiosas multas unidas a los puntos del carnet que vuelan a la primera de cambio. No hablaremos en esta ocasión de este tema que es, a mi modo de ver otro aspecto más de las sociedades desarrolladas, esas que decidieron aumentar la teórica libertad y seguridad del conjunto social, a base de disminuir la personal. Lo cierto es que eso le ha dado una puntilla, si no de muerte, si de gravedad a la moto deportiva de manillar bajo.

El segundo motivo, y no menos importante, se debe a las redes sociales y la facilidad de Internet para recibir y transmitir información. Viajeros en moto los hubo, hay, y habrá siempre, pero con el nacimiento de las redes sociales y la facilidad de comunicación provocada por Internet, no son pocos los que se echaron a la carretera con el objetivo principal de proclamar sus peripecias a los cuatro vientos. Así que, mientras a los que cuelgan videos con motos ultra-deportivas a velocidades prohibidas en vías públicas, se les persigue y se criminaliza por todos los medios, a los viajeros se les halaga y admira.

Como decía, viajeros lo hubo y habrá siempre, la gran mayoría, son viajeros anónimos. Aquellos que encuentran en el viaje en sí, en la experiencia y satisfacción personal su único interés. Aquellos que sin buscar ningún titular, miles de me gusta, ni presumir de ser el primero en esto o aquello, disfrutan de su viaje en moto, sin perder su valioso tiempo de vacaciones buscando cobertura de Internet para contar como se ha tomado una comida picante en no sé qué país de Asia, aun antes de probarla.

Qué duda cabe que no son pocos los que tienen en los aventureros “públicos” una referencia y una cierta envidia, sana o no. Personalmente estoy contento con que por los motivos citados y seguro que algunos más, haya aumentado el número de viajeros en moto por el mundo.

Los fabricantes también detectaron el fenómeno con rapidez, y si miras el catálogo de cualquier marca veras que casi todos tienen algún modelo orientado a este publico viajero. Es más, muchas de ellas tienen en estos modelos sus” best seller”. Las poderosas motocicletas denominadas trail, dispuestas a cruzar el Sahara antes de desayunar, se ven por todas partes, y me alegro.

¿Sera una moda pasajera? No lo creo. Es cierto que cada vez resulta más fácil viajar en moto por todo el planeta. Motocicletas fiables y resistentes, asfalto conectando todas las grandes ciudades del mundo, información al alcance de la mano, en cualquier parte, y gratis, y esa sensación de libertad que produce el viajar en moto, son algunos de los factores que no dejaran que esto pase.

No voy a añorar, ni siquiera a anteponer como mejores, aquellos tiempos en los que las motos se rompían a la primera de cambio, tiempos en los que como me decía mi buen amigo Ted Simon (Los viajes de Júpiter) “Nosotros tuvimos la fortuna de conocer un mundo sin asfalto “ni las épocas en que la única información que podías conseguir de un país era un descolorido folleto en el consulado correspondiente. De eso hace 30, 40 años y muchos de los que ahora viajan en moto ni siquiera habían nacido, y por tanto estas cosas les sonaran a batallita de abuelo cebolleta, ni tan siquiera conocen la entonces famosa frase “en mis viajes por lo largo y ancho de este mundo” del capitán Tan, el de los Chipiritifláuticos, al que tampoco conocieron.

El tiempo pasa, siempre para bien, cualquier tiempo pasado no fue necesariamente mejor, y lo que es seguro, es que lo mejor aún está por llegar. En el viaje en moto también.

El futuro es hoy

Estaba haciendo un poco de mecánica en mis motos clásicas en el garaje y entre tornillo y tornillo he levantado la vista y he vuelto a ver el cartel con la BMW Futuro que ha  estado colgado en todos los locales donde he trasteado con las motos desde que tenía 20 años de edad.

Recuerdo perfectamente la primera vez que lo vi. Con la emoción de la juventud devoré cada detalle de aquel poster. Una moto con turbo, cuadro de relojes digital, motor auto portante, inyección,  maletas integradas… era el futuro, o al menos un proyecto de lo que los ingenieros alemanes imaginaban que sería el porvenir de la moto, y un sueño para un joven con ganas de comerse el mundo.

Ya han pasado más de 30 años, lo que quiere decir que el futuro de entonces ya podría ser hasta el pasado de hoy.

Muchas de las características técnicas dibujadas en ese cartel son realmente tan cotidianas actualmente que no son novedad. La inyección y la electrónica que apuntaban en ese diseño están claramente superadas, asimiladas y funcionan hasta en los más pequeños ciclomotores, otras soluciones se quedaron en el camino y no progresaron o incluso se descartaron, por ahora, definitivamente, como el turbo.

Otras que ni siquiera se incluían en ese ejercicio de estilo, algo que hoy llamamos concept bike, también se han asentado y son normales como las suspensiones alternativas delanteras, y traseras, aunque sigan confiando en los clásicos amortiguadores.

He recordado que con aquella moto soñaba con recorrer Europa entera, una Europa en la que no había radares, ni nadie pensaba en ellos, una España en la que se acababan de estrenar las primeras limitaciones genéricas en autopistas justificadas por el precio del petróleo.

Aún recuerdo el slogan: “Aunque usted pueda, España no puede”. No correr por no gastar, ¿quién piensa ahora así?

No hace falta que nadie nos recomiende consumir menos petróleo, ya se encarga nuestro bolsillo o mejor los escuálidos guarismos de la cuenta bancaria, pues entonces viajábamos con la cartera llena de billetes y ahora con una simple tarjeta de plástico con banda magnética y chip. Nuestro bolsillo se vació de papeles y los bancos de números cada vez más y más grandes.

Lógicamente  aquel proyecto de futuro me ha hecho buscar las fotos que me envió hace no mucho un buen amigo, nada aficionado a las motos, pero que como todos,  se asombra con su tecnología y sus formas.

Unas fotos que ya conocía, del ejercicio de estilo de una fábrica de automóviles, quizá la más prestigiosa en coches de competición, Ferrari. Igual que aquella vez hace más de tres décadas me gusta admirar la tecnología aplicada, que en este caso es autentica realidad; otra cosa es, igual que entonces, como funcionaría prácticamente.

La concep bike de Ferrari tiene frenos radiales, transmisión, dirección y suspensiones alternativas y un buen puñado más de soluciones técnicas que son realidad, pero que nadie sabe si se impondrán o se quedaran como un precioso ejercicio de diseño y tecnología aplicada.

Curiosamente también me doy cuenta que las motos que mas me divierten en la actualidad se diferencian poco, a grandes rasgos, de las que yo conducía entonces, o incluso de aquellas aun más antiguas en las que aprendió de conducir mi padre, aunque las actuales sean infinitamente más eficaces.

Son las motos trail, un concepto que aunque parece inventado en los grandes rallyes africanos no es más que la evolución de la moto polivalente útil para todo de toda la vida, con las que se puede llegar lejos, muy lejos y divertirse mucho, muchísimo. Algunos de los ingenieros que hoy tienen que decidir, si les dejan políticos intereses económicos y otros condicionantes, sobre el futuro de los vehículos en general, no habían nacido cuando yo me asombraba con el cartel de la BMW Futuro.

Ellos tendrán que crear sus propios proyectos de futuro  para hacernos imaginar cómo será el porvenir,  incluyendo motores eléctricos, de hidrogeno o quién sabe qué fuente de energía. Ni ellos lo saben.

Yo  de momento me voy de viaje por Europa en un par de días en una moto que contiene la mayor concentración posible de tecnología práctica aplicable a motos de serie en la actualidad.

Frenos antibloqueo, suspensiones ajustables electrónicamente,  luz delantera direccionable, telefonía móvil, navegador… son solo algunos detalles de equipos que los creadores de la Futuro ni pensaron.

Así que  no queda más que deducir que el futuro es hoy. Mañana ya se verá.

De vuelta de China

No puedo dormir con el jet lag, he intento aprovechar el tiempo al máximo recién aterrizado de China. No quiero dejarme llevar por la vorágine de lo urgente antes de la gran ilusión del Encuentro de Grandes Viajeros que celebraremos en unos días, sin hacer unas rápidas reflexiones de esta fugaz ida y vuelta por China y el Gran Tíbet.

Viaje por China en Moto

Viaje por China en Moto

Ha sido un viaje que, ahora, a la vista de la Maliciosa en la sierra de Madrid, me parece Express. Rápido en el recuerdo de la memoria, pero intenso y largo en sus vivencias. En tres semanas de Madrid a Xining -Shangrila-Xining-Pekin Madrid. nada más llegar en un par de días con toda la flota lista iniciamos el viaje hacia el sur , hacia las provincias de Yunan y Sichuan desde la capital de Qingahi de donde partimos. Una caravana de 17 motos, un camión de apoyo, un auto TT y una pick-up 4×4 de asistencia. En total una expedición de 23 personas. Clasificados por nacionalidades ganaban en número los filipinos, seguidos de los nativos chinos ( todos del equipo logístico), después los españoles y un par de suizos. Un buen equipo.

No faltaron los siempre presentes problemas con la burocracia, la policía, los militares , las carreteras, el trafico y el clima que aliñan todo viaje por China. Realizamos un viaje muy ameno. Un cohesionado grupo de amigos internacionales vinculados por lazos familiares y empresariales es capaz de disfrutar al máximo la vida en su viaje de amistad que realizan siempre en moto y en Mayo. Fernando como cabeza del grupo, y en nombre de todos los participantes aseguró que nunca habían disfrutado tanto de montar en moto por las carreteras y pistas, con las dosis perfectas de porcentaje en y off road y dificultad, por el equipo de profesionales y la capacidad de solucionar los imprevistos de la aventura en el país de la magia china.

Personalmente siento el placer de tener nuevos amigos moteros por el mundo con los que disfruté enlazando curvas de puertos de montaña durante más de 40 km de ininterrumpida bajada, de pistas de grava, polvo y también de hielos fríos y pasos nevados a mas de 4700 metros de altitud, y a lo largo de 1895 km . La verdad lo pasamos muy bien.

¿Y por qué Shangrila expres? Pues también porque el mismo recorrido, lo hicimos de vuelta, la siguiente semana en moto: Ramón Portilla, el primer español en coronar las mayores cumbres de los cinco Contenientes mas la Antártida, Marc español que reside en Hong Kong y el “meca”, apodo de mecánico, nuestro interprete chino cuyo nombre real no sabemos ninguno. Realizamos el regreso en dos días menos que la ida.

Ahora me quedo con el recuerdo de un pequeño complejo monástico budista enclavado en el profundo valle de un salvaje río en donde el Himalaya se arruga. De su nombre, ni quiero, ni debo acordarme. Este lugar si lo reservo para enseñarlo solo a los que quieran conocer la más pura tradición tibetana, aislada del siglo XXI. Un lugar que hoy atraviesa una rugosa carretera, muy prono impecablemente asfaltada, y que no por ello entrará en el presente milenio. Los molinos de oración seguirán siendo de madera y tela pintadas, con ejes de madera, no habrá cables y el agua corriente será solo de la fuerza del río al que se asoma. Sus orgullosas torres de vigilancia, sus sagrados templos, las humildes casas de los monjes, la piedra y la madera, la roca y el agua, dentro de un bosque. Voluntariamente aislados en el Tíbet.

Hasta pronto.

Salud, km y amistad.

La historia irrepetible

Decir que la historia es irrepetible es una perogrullada. La historia nunca se repite, aunque todos entendemos entre líneas que, muchas veces, nos referimos con esta expresión a un momento histórico puntual como una situación que será insuperable.

España como nación, este año 2010, está escribiendo una historia difícilmente repetible el mundo del deporte del motor. El campeonato del mundo de motociclismo en su especialidad de velocidad tendrá esta temporada campeones y subcampeones españoles en todas sus categorías. La más prestigiosa especialidad del motorismo de competición, la máxima expresión del deporte de la moto está copada por España. Un campeón del mundo. No. ¡¡ Tres!!, Todos los posibles, el 100%. Es esta una prueba deportiva universal que cuenta con la participación de los mejores pilotos del todo el planeta y que se disputa en escenarios de los cinco continentes. Por número de participantes, velocidades conseguidas, tiempos por vuelta, rendimiento de tecnologías… por todos aquellos métodos que se quiera medir, este ha sido el de más alto nivel en la historia de esta especialidad deportiva. Pues en estas condiciones de máxima competencia también hay que sumar para España otros muchos datos más de record que la confirman como potencia numero uno; por ejemplo el record absoluto de pódiums en una sola temporada. Pero además de cifras hay más que los datos que se obtienen de la pura competición. El promotor, en una palabra el gran Organizador del campeonato, DORNA es empresa española que ha conseguido la máxima difusión internacional de la prueba deportiva.

En nuestro territorio se celebran cuatro Grandes Premios al año, no está mal si se compara con potencias económicas y deportivas como USA, Japón, Alemania, Italia, países que nos superan ampliamente en número de habitantes. Pero además los técnicos que acompañan el mundial, son en su mayoría españoles y están presentes en la mayoría de los equipos, sea con pilotos españoles o extranjeros. Y no olvidemos que en el triángulo deporte, publicidad, medios de comunicación,  también hemos vivido una temporada histórica. TVE, que a punto estuvo de vender los derechos de trasmisión, apenas un par de semanas antes del comienzo de la temporada, ha cubierto el mayor número de horas de emisión en directo y diferido de ningún deporte en la historia de la televisión en España. Entrenamientos, programas especiales, entrevistas, Web con participación abierta del público… todo absolutamente todo lo que se puede ofrecer con la tecnología de la comunicación actual en una cobertura sin cortes publicitarios, que será imposible de repetir en cuanto las emisoras comerciales obtengan los derechos.

Jorge Lorenzo, campeón del mundo de MotoGP. Toni Elías campeón del mundo de Moto2 y Marc Márquez campeón del mundo de 125 c.c. son la punta del iceberg de la mayor potencia del motociclismo mundial. Las cimas visibles de un iceberg que tiene por debajo decenas de miles de ilusionados pilotos, familias, técnicos, patrocinadores… gigantescas ilusiones y trabajos, de afición máxima, de espíritu de superación, de pasión por las motos. Este año así es. España es indiscutible la potencia nº 1. La historia es irrepetible.

Superar esta situación se ve en un futuro próximo inviable para todas las naciones del mundo. Necesitaran muchos años para alcanzar el nivel que durante los últimos decenios se ha ido construyendo en España. Nosotros seguiremos teniendo pilotos de máximo nivel gracias a las fórmulas de promoción y los múltiples campeonatos de menor entidad que un mundial, pero en los que compiten todos los pilotos noveles de la Tierra, pues en España se forman la gran mayoría de los pilotos llamados a ser estrellas de futuro.

La historia será irrepetible, pero no insuperable. En estos momentos de euforia soñemos con ello. Los tres primeros de las tres categorías y los títulos de marcas y equipos. ¿ Por qué no?

Asfalto y aventura

Llevo algún tiempo pensando en escribir sobre el asfalto en el mundo. Por fin me he decidido tras tener más información de la última gran carretera que se pretende construir en Tanzania.

Es curioso, no hay ni un solo compañero con ansias de aventura que no sienta una decepción cuando se enteran de que tal o cual pista y camino principal se están asfaltando o se ha terminado de pavimentar. Son los amantes de la aventura, los que prefieren el ripio, la arena y el polvo a la sencillez de una carretera asfaltada, que suelen tener en las curvas su mayor aliciente rutero. Decepción porque una vez asfaltadas esas rutas no volverán a ser lo mismo. El asfalto lleva el desarrollo a los pueblos que enlaza de forma vertiginosa. Permite transportar mercancías con mayor velocidad y seguridad y para lo que nos concierne permite llegar a los viajeros de forma mucho segura que cuando el viaje se tiene que hacer obligatoriamente por tierra.

No menos curioso resulta que una vez superada la primera decepción y tras la evaluación de la nueva situación, los más razonables entienden perfectamente que ese camino mítico sea asfaltado, por la mejoras que suponen para la población local. Sólo algunos más reacios y con ansias de aventura aún tardan más en reconocer que es bueno, pero la verdad sólo hace falta decirles que igual que nosotros exigimos que se arreglen y mantengan todas nuestras infraestructuras impecables incluso con guardaraíles poco agresivos con los moteros y también autopistas con barreras para que no se cruce ni un solo animal en nuestro camino, no podemos pretender que los pueblos más desfavorecidos, esos que aún están en vías de desarrollo, continúen con caminos de tierra. ¿Acaso queremos que mantengan sus formas de vida ancestrales sólo por si alguna vez se nos ocurre ir a nosotros a vivir una aventura por sus territorios?

Es el desarrollo universal, esa evolución que deberíamos medir con la misma vara para todos los territorios y tiempos. ¿Alguien duda de la beneficiosa influencia del Camino de Santiago en la España Medieval? Una vía por la que penetraron ideas y culturas, formas de entender la vida que se acoplaron a nuestra propia sociedad ayudando a dar forma a la España del Renacimiento. Más cercano aún, ¿alguien duda de la excepcional influencia del turismo extranjero, fundamentalmente playero, en la España de los años 60 y setenta del pasado siglo? ¿A alguien se le ocurriría pedir que los gitanos del Sacromonte granadino debieran seguir viviendo en cuevas sin corriente eléctrica, agua ni por su puesto pavimento en las calles para mantener la tradición?

Pues sí, en los últimos decenios se ha acelerado el proceso de “asfaltización” de grandes rutas del mundo y se estudian la realización de algunos grandes proyectos sobre terrenos vírgenes o casi vírgenes que sin duda cambiarán su fisonomía.

Unos pocos ejemplos muy representativos:

La afamada ruta 40 corre por el occidente de Argentina de norte a sur. Una ruta mítica desde el tiempo de los incas que hasta hace poco tiempo era en su totalidad un camino de arena y ripio, tiene hoy grandes zonas asfaltadas. La transiberiana en Rusia era hasta hace poco una trampa en cuanto llovía un poco y la pista de arcilla se convertía en una vía intransitable, hoy las maquinas asfaltando continúan su proceso de unir las grandes ciudades siberianas entre las que apenas restan ya unos pedazos del antiguo trazado sobre tierra. Viajar hasta Dakar desde España se puede hacer completamente por asfalto siguiendo la carretera de la costa. El mito de la inalcanzable capital de Senegal ya no lo es tanto. El Tíbet, el más lejano y remoto lugar de Asia también ha empezado a asfaltarse. Entre Lasa y Kasghar son decenas los tramos que están siendo reformados y el verano que viene lucirán una primeriza capa de negro asfalto. Es más, con el empeño de los chinos y su forma de trabajar, (en todo el gigantesco país inauguran cincuenta kilómetros de autopista al día) en un par de años la mítica ruta tibetana estará completamente asfaltada entre Lasa y el límite con la disputada zona de Cachemira. Esta zona reclamada por la India pero bajo administración de China quizá se libre algún tiempo más, pero si resulta que los militares consideran más beneficioso para sus intereses el asfalto a la tierra en pocos meses la pavimentarán.

“Tú y yo hemos tenido la suerte de conocer un mundo donde el asfalto acababa al poco de salir de las capitales del mundo”. Esto me dijo una vez Ted Simón ese genial moto-aventurero, autor de “Los viajes de Júpiter”, que se dio una vuelta al mundo allá por los años sesenta .Ted volvió sobre sus pasos a repetir el mismo viaje veinte años después y se encontró que la mayoría de las pistas por las que había circulado eran ahora carreteras, cuando no colapsadas autopistas.

Sí Ted, es cierto que nosotros tuvimos suerte; pero también la suerte de viajar sin GPS, teléfono móvil, ni Internet. ¿Eso es suerte? Pues sí, y no. Si, porque el viaje se vive de otra forma cuando debes enfrentarte a entornos y situaciones diferentes sin ningún cordón umbilical que te una a tu conocido y seguro mundo, y no es suerte porque cada paso, sobre todo de búsqueda y envío de información, suponía un gran esfuerzo, gran costo y poca actualidad. Lo cierto es que como bien dice Ted tuvimos suerte de vivir aquello, y yo añado, también de vivir esto. Los que empezaron a viajar con teléfono móvil e Internet no tienen vuelta atrás. Aquello es el pasado.

Empezaba este blog motivado por el proyecto de la carretera de Tanzania, una ruta que pretende atravesar el Parque Natural del Serengueti, patrimonio de la Humanidad en la lista de la UNESCO. Hace ya más de veinte años para enlazar Arusha con el cráter del Norongoro se necesitaba un día completo de largo y fatigoso camino. Una pista que básicamente estaba creada por el paso de los vehículos, sin ningún tipo de intervención de otra maquinaria. Hace ya unos cuantos años que el Topo mi “viejo amigo africano” un gran motero y mejor aventurero que sigue viviendo en Africa Oriental, me dijo que la habían asfaltado. Lo recuerdo como una decepción y una alegría al pensar en las aldeas que a los lados de aquel tormentoso camino ya no necesitarían muchas horas para acudir a un hospital o a diario al colegio.

Ahora es un poco diferente. La carretera que se planea construir sólo atraviesa el Serengeti, sin unir ninguna población importante ni grande ni pequeña. Es el trazado más corto para unir el norte de Tanzania y por tanto la costa del Océano Indico con el lago Victoria. Es el trazado más barato. La alternativa que se propone rodea por el sur el parque nacional y sólo tiene como inconveniente ser más larga y por tanto más costosa.

Quizá a alguno le apetezca cruzarse el Serengueti viendo desde la ruta leones y elefantes siguiendo una plana carretera y sobre una Harley Davidson, pero no creo que sean tantos como los que preferimos que dejen a la naturaleza tal y como esta en esta ocasión. No veo ninguna ventaja para la Humanidad.

Si a estas alturas te estás preguntando entonces que haremos con nuestras motos de off road, con esas grandes poderosas y magníficas motos trail que te pueden llevar hasta casi cualquier lugar del mundo, no te preocupes. Si bien las grandes rutas transcontinentales tienen los días contados, siempre quedarán millones de kilómetros de caminos por todo el planeta en los que vivir verdaderas aventuras. Aventura: empresa de resultado incierto o que presenta riesgo dice el diccionario, y para eso no hace falta irse al fin del mundo, ni hacerlo por una pista de tierra.

Viaje en moto por China: A los pies del Everest

Tierra extrema, de montañas descomunales, valles inacabables y gentes duras como la propia naturaleza. Viajar en moto por el Tíbet es siempre una aventura, pasar por Lasa, la mágica capital del techo del mundo y como guinda del pastel alcanzar el campamento base del Everest, es algo que realmente emociona el alma.

Hay viajes y viajes, la verdad que por unas u otras razones todos son inolvidables y como digo muchas veces son la única inversión que produce rendimientos espirituales de por vida. Pero aunque uno no pare de viajar, especialmente en moto por todo el mundo, siempre hay lugares excepcionales. Uno de estos lugares al que le tenía verdaderas ganas era precisamente el Tíbet y concretamente Lasa y sobre todo alcanzar ese lugar mítico para todo tipo de aventureros como es el campamento base del Everest. Este era para mi uno de esos viajes que tenía apuntados en mi libro de sueños desde muy joven, pero, era tan difícil.

Conseguir rodar en moto por China era casi misión imposible. Aunque ya lo había hecho en una ocasión allá por el año 1996 y posteriormente en 2007 y 2008 el Tíbet, concretamente la región autónoma del Tíbet, que solo es parte del llamado Tíbet histórico mucho más grande, es aun más difícil. Ni te imaginas la cantidad de permisos que hacen falta, papeles y más papeles escritos en chino y tibetano, idiomas completamente incompresibles para un españolito como yo, que apenas llega a pronunciar unas pocas palabras básicas para conseguir lo más imprescindible. Pero con Ricard Tomas y Sebastián Álvaro conseguimos meter en China unas cuantas motos BMW y poder viajar por estas tierras extremas.

Sigue leyendo

Tres libros nuevos

La primavera 2010 me ha traído tres frutos, tres libros que germiné, cultivé y cuide durante el verano otoño e invierno pasado y que ahora florecen. Espero que os gusten

Desde el verano del pasado año estoy enfrascado escribiendo libros. Siempre he estado escribiendo desde mi temprana juventud, ya fuera para revistas, guiones, o simples blogs desde que estos aparecieron, pero los libros son algo más. Son el fruto de un trabajo más largo, laborioso, pausado y reposado, con esfuerzo, donde el tiempo y las prisas de las publicaciones diarias, semanales o mensuales no existen. Y mucho menos la inmediatez de un blog en internet donde según lo lees, ya es historia. Los libros están destinados a durar y por tanto se deben escribir con una mentalidad distinta, más abierta al tiempo más selectiva de lo que perdurara más allá de la rabiosa actualidad.

Cuando hace dos años me decidí a escribir España en Moto no sabía que mi iba a aficionar tanto a este bella profesión. Profesión que no permite descuidar mi actividad laboral cotidiana, pues esto de las letras no permite mantener a toda una familia. Saque adelante primero España, después Europa y cuando hablando con mis editores les propuse un gran proyecto, ambicioso, mas allá de los océanos… me dijeron que estábamos en crisis y que nadie viajaría a paraísos lejanos y por tanto casi nadie compraría libros que trataran de lugares remotos. Pero no me dejaron así de frio. Me encargaron seguir escribiendo libros. -No irán tan mal cuando me lo propusieron, pensé. Así que me preguntaron si me atrevía con una colección de 17 libros. Con ese número no podía ser otra cosa que las 17 Comunidades autónomas españolas y, me puse las pilas.

Empezando por Madrid. Creo que conozco todas las carreteras de la Comunidad que mi vio nacer y por donde seguramente habré recorrido más kilómetros en toda mi vida. Me puse en la piel del turista y con la ayuda e BMW que me dejo varios modelos de motos me dedique el verano a recorrer otra vez las carreteras de mi infancia y juventud, mis carreteras de ayer y hoy. Conté con la ayuda de los Administradores de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, la de viejos amigos moteros, pero también con la del motociclista más admirado y respetado de España nuestro querido Angel Nieto que me escribió el prologo. Gracias a todos.

Este libro se presentará el día 15 de marzo en la Consejería de Madrid C/ Maudes 17 a las 11,00 horas y es el primer fruto de la primavera, tan temprano que sale a final del invierno.

El siguiente libro en aparecer en el mercado será un libro que he disfrutado escribiendo, sin tener que viajar, recordando los viajes pasados. Su título: Sin Fronteras. Anécdotas y reflexiones personales, sentimientos vividos a lo largo de varias decenas de años en mis viajes por los cinco continentes. Relatos cortos, donde paisajes y nativos son, con mis amigos y compañeros de ruta, los protagonistas de la acción. Lectura que estoy seguro te hará sentir como a mí al escribirlas emociones especiales. Sentimientos que atrapan a cualquier viajero ya sea de sofá o de acción pero que apreciaran especialmente los que montamos en moto, con la mente abierta a los cuatro vientos y las mil culturas.

Su presentación el día 8 de Abril a los 20,00 h. en la librería De Viaje. C/ Serrano 41. Madrid. Sera el fruto de la primavera temprana.

Por último, por ahora, Andalucía en moto. Estará en las librerías a primeros de Mayo y su presentación será el día 30 de Abril en Sevilla. Andalucía es un paraíso para la moto. Por clima, paisaje, gastronomía y sobre todo por la maravillosa gente que puebla este rincón de Europa. De nuevo conté con la colaboración de numerosos amigos y las instituciones andaluzas. Con el artista fotógrafo Jaime Olivares nos recorrimos en unos cuantos días gran parte de los rincones emblemáticos de Andalucía en otro viaje inolvidable. Un libro que te descubre todas las carreteras, paisajes y atractivos de un paraíso mundial para el moto turismo. Es el fruto de la primavera en su esplendor.

Presentaré este libro y me iré de viaje. Un largo periplo por Asia en el que explorare algunos de los rincones más insólitos del Tíbet y China al tiempo que trabajaremos para poner en marcha diferentes proyectos relacionados con el mundo del deporte y el motor en el gigante asiático. Mientras tanto intentare dejar listo el fruto del invierno. Valencia en moto.

Salud, Km y amistad.

Carta a Juan Carlos Toribio

Estimado amigo Juan Carlos Toribio

Qué más puede uno hacer que darte ánimos, decirte que estamos contigo y expandir lo máximo posible la noticia de tu situación. Permíteme que lo cuente, como si de un cuento se tratara, porque la realidad es demasiado dramática.

Erase un alguacil que velaba por la seguridad del reino. Comprometido y activo, honrado y amante de su trabajo.

Y quiso el destino que mirando por el bien de todos, envió a sus superiores, los Condes, una queja formal del estado de los caminos. El, que los conocía como nadie, informaba que podían causar problemas serios a sus vasallos.

El primo del conde, el Duque, de mayor rango y responsable de los caminos se ofendió mucho con aquella queja.

-“Quien era ese alguacil para enmendarle la plana”.

“Ese, alguacilillo que lo vigilen y le aplaquen los nervios”.

El guardia fue regañado y advertido, pero él era pertinaz y cabezón. Por su oficio era testigo de cómo cada día los villanos sufrían amputaciones y muerte en los caminos.

Siguió insistiendo.

Multiplicó sus actividades, y ante la falta de edictos reales sobre enseñanza se propuso ser profesor, mostrando a los plebeyos como transitar por aquellas vías con sus veloces caballos y diligencias. Profesor con los grandes, y maestro con los chicos, pues también fue a las escuelas a enseñarles cosas que les salvaran la vida. Asuntos sencillos y cotidianos, que la nobleza, por algún incomprensible motivo no quería enseñar a los niños. Nunca desatendió por ello sus funciones, todo lo contrario, fueron complemento de aquellas sin percibir por ello bolsa de monedas alguna. Se unió a artesanos civiles, activistas que reclamaban los mismos derechos en todas partes del reino. Y trabajo y trabajo y trabajo. Eso fue demasiado para condes, duques y marqueses.

-Depongan medio año al insumiso, con proposición de destierro.

Vasallos y sociedades se movilizaron ante la injusticia…. Continuará.

Y ahora la cruda realidad por si alguien no lo entiende.

Guardia Civil de Tráfico. Sr. Juan Carlos Toribio.

Comunicación de Expediente Enero 2010

Delito.

…falta muy grave por considerar incompatible con su profesión, la realización de ningún tipo de actividad en pro de la seguridad vial, incluso las de educación o formación en colegios, y ello a pesar de que desempeña esta encomiable labor en su tiempo libre y sin percibir remuneración alguna por tal motivo.

Sanción.

…sanción de 6 meses de empleo y sueldo, con posibilidad de pérdida de destino, según reza textualmente el pliego de cargos “dada la contumaz actitud del interesado de seguir desempeñando actividades relacionadas con la seguridad vial”.

La valoración permitirme todos que copie la segura expresión de dos ilustres y claros literatos españoles: Camilo José Cela y Arturo Pérez Reverte.

¡Con dos cojones!

Y mi opinión. Toribio, guarda este expediente, es uno de los más claros ejemplos del esperpento de la Administración y la política española de principios del siglo XXI. Condenado por esforzarse al máximo en el trabajo y fuera de él, salvando vidas y gratis. Mal ejemplo para el reino.

Un abrazo amigo.

Gustavo Cuervo.

Carta de apoyo a Juan Carlos Toribio. http://www.mutuamotera.org/amm/?q=node/34599#attachments

Madrid en moto, el libro de mi casa

Estoy estos días corrigiendo la maqueta (prueba definitiva) del libro Madrid en Moto, que estará a la venta en el próximo mes de marzo 2010 editado por libros Cúpula. Es el libro de mi casa.

Después de muchos años de elaborar y publicar reportajes, largos y cortos, de rutas y viajes, en publicaciones periódicas de espacio limitado y recopilando la información de muchos de aquellos artículos, escribí un libro titulado España en moto, la mejores rutas. Entonces participaron en aquella obra personajes destacados de cada región recomendada, pilotos y moteros. Después con el libro Europa en moto, las mejores rutas conté con la colaboración de excelentes y afamados moteros europeos recomendando sus países. Ambos, España y Europa fueron trabajos laboriosos y gratificantes, pero ahora, con el tercer libro, Madrid en moto la cosa ha sido un poco diferente. Este era el libro de mi casa.

Gracias al libro de mi casa he vuelto a hablar con muchos viejos amigos moteros madrileños, mis amigos, mis conocidos hasta desde tiempos de la infancia. También con muchos chicos, los nuevos jóvenes y los ya ancianos y veteranos que me recordaron la historia, sus historias, las de mis abuelos y hasta charle con algún bisabuelo de la nueva generación de moteros madrileños. También hable largo y tendido con políticos y administradores de todos los ámbitos, en la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de la capital y con muchos alcaldes y funcionarios de los pueblos madrileños. En todas partes he notado pasión motera. La moto es mucho más que un vehículo de trasporte personal, es una forma de entender nuestra vida. Una parte importante de la vida actual es el tiempo que pasamos trasportándonos, un tiempo que se convierte en moto en un rato de placer. Del más serio de los políticos al más “friki” de los moteros madrileños todos disfrutan de ese fascinante mundo que es la moto. Estoy muy orgulloso de haber conseguido la colaboración de todos y cada uno de los moteros que recomiendan las rutas pero debo agradecer especialmente a Angel Nieto, nuestro Angel, ese Angel que es Patrimonio Nacional y que se siente madrileño, su colaboración para el prologo, y a mi amigo “el profe”, Catedrático y escritor Eduardo Martinez de Pisón por su sabia visión de la geografía de Madrid.

Aun con todo, personalmente lo que más he disfrutado ha sido volver a recorrer todas las carreteras de Madrid y muchas de las calles y avenidas de la capital, y los pueblos, a vista del turista. En cada viaje, que fueron bastantes, durante todo el verano y otoño del año 2009, intente olvidarme de que eran carreteras y curvas y una y mil veces trilladas, a lo largo de varias décadas y en las más diversas motos y condiciones climatológicas. Intenté olvidarme que fueron las carreteras de mi juventud, de mi reciente pasado y de mi permanente presente. Intenté ponerme en el pellejo del viajero que nunca piso estas tierras y descubre por vez primera la excelencia de sus montañas, la amabilidad de sus habitantes…

Os aseguro que he disfrutado mucho recorriendo rutas fantásticas. Te aseguro que descubrí de verdad, un tramo de montaña que jamás antes había recorrido, (eso sí para vengarme ya he vuelto tres veces). Fueron días de curvas y frenadas de tumbadas continuas y dulces paisajes por las montañas de Madrid pero también lo pase en grande viajando, solo con mi moto, por los pueblos del sur, el oeste y el este. Penetrando en sus cascos históricos, investigando como se puede mover un turista en moto por esa variedad de paisajes urbanos, de múltiples estructuras viales, de siglos de monumentos y modernismo vital, que se aglutinan en Madrid y sus alrededores. Centros peatonales o restringidos al tráfico, en los que las motos están permitidas. Viajando desde los centros cosmopolitas del cinturón urbano a las más puras aldeas agrarias que parecen a centenares de kilómetros de la capital de España, de la que apenas dista unas decenas. También obligatoriamente para ir de unas a otras partes de la Comunidad de Madrid. Disfrute del Madrid de las grandes vías, de los cinturones y autopistas radiales, de un territorio donde se concentran la mayor densidad de autopistas y nudos de vías de gran capacidad de toda la península ibérica. Autopistas de peaje, autovías, comunitarias y hasta una calle con forma de autopista, la Calle 30, antes M-30, que al ser absorbida por la ciudad paso a ser una más de sus especiales calles. Es Madrid, un Madrid variado, donde puedes encontrar todo los que buscas y mucho mas.

Disfrutar en moto por la Comunidad, por la ciudad de Madrid, es un autentico privilegio. Las vías urbanas, interurbanas y carreteras de montaña… hacen las delicias de todo aficionado por su variedad y calidad. El esfuerzo de las Administraciones locales y Regionales, las sitúan además entre las más seguras del planeta, para circular en motocicleta, lo que no quiere decir que no deban seguir mejorando. Un privilegio y un placer hacerlo sobre toda la gama actual de motocicletas de carretera BMW. Pudiendo adaptar cada estilo de motocicleta a cada ruta en particular. Una gozada.

Es mi casa. Un libro en el que he puesto todo mi cariño. Madrid en moto estará a la venta en librerías y portales de internet a partir de 10 Marzo 2010. Espero que te guste, yo voy a seguir corrigiendo la galerada como gusta decir a editores y escritores.

Salud Km y amistad

Reivindicación, solidaridad y civismo

La manifestación de motoristas del 14 noviembre de 2009 en Madrid se saldó con un éxito rotundo. Éxito de convocatoria con la asistencia de decenas de miles de motos de toda España, éxito de solidaridad con los familiares de los amigos que nos dejaron, recordados en un emotivo minuto de silencio y la donación de sangre por centenares de moteros en el autobús de la Cruz Roja, y éxito de civismo con el respeto a todos los usuarios de las calles madrileñas.

Llamar la atención de la sociedad y los políticos sobre los aspectos de la seguridad vial que afecta a los motoristas era de nuevo el principal motivo por el que la plataforma Unidad Motera, que reúne a la práctica totalidad de las asociaciones de usuarios motociclistas, llamó a reunirse en Madrid a los moteros españoles. Desde que salí en la moto desde mi casa en la sierra de Madrid, acompañado por mi hijo de 13 años, que portaba orgulloso su bandera contra los guardarrailes asesinos, encontramos motos que viajaban hacia el centro de la capital de España.

En la carretera de La Coruña decenas de motos de Galicia, Asturias y Castilla León enfilaban hacia el paseo de la Castellana. Su forma de viajar denotaba absoluto respeto a las normas de circulación, y hasta se les notaba los centenares de kilómetros de frio, lluvia y viento ya superados. Frente al estadio de futbol del Santiago Bernabéu se fueron acumulando miles de motos llegadas desde todos los rincones de España.

La plataforma Unidad Motera, de la que solo se había “descolgado” Mutua Motera, por considerar que ahora no era el mejor momento para una nueva manifestación, ya que las diferentes Administraciones han comenzado a dar los primeros pasos para solucionar los problemas que nos afectan, había convocado esta manifestación reivindicativa.

Allí nos juntamos viejos amigos y nuevos colegas, moteros de ayer con sus veteranas motocicletas y niños de ojos ilusionados que imaginan ese día en que serán ellos los que manejaran sus motos en eventos moteros. Allí estaban los organizadores encabezados por Lucha Motera, un tanto preocupados porque todo discurriera bien, prensa especializada, y también varias televisiones dispuestas a difundir el siempre noticiable suceso de una manifestación multitudinaria, que si es de motos además resulta mucho más colorista.

Desde los ya lejanos años 70 del pasado siglo he asistido a todo tipo de concentraciones de motos y he notado tanto un crecimiento en el número de participantes, como un notable aumento en la forma positiva de entender y vivir la moto en estas reuniones. Llamar la atención, convertirse en el centro de las miradas de los que nos rodean, sigue siendo una parte importante de nuestros desfiles, pero lo que más me deleitó en esta ocasión fue el comportamiento cívico de una caravana kilométrica que lleno las calles de Madrid. Lejos de provocar atascos, con la ayuda de la policía municipal, pero sobre todo gracias al ejemplar comportamiento de los participantes la caravana, dio gusto ver a los viandantes aplaudir nuestro paso, y a los automovilistas saludar con la V a pesar de tener que esperar pacientemente durante bastantes minutos a que pasara la procesión.

La Calle de Alcalá, la más larga de la capital, era una masa continua de motos desde la Plaza de Roma hasta Arturo Soria cuando una pareja de ancianos hizo un tímido intento de cruzar la calle por un paso de peatones. El piloto que me precedía, vestido con su mono de cuero último modelo montando una superdeportiva Suzuki se dio cuenta y se detuvo con precaución, señalizando a todos los que venían detrás que se pararan. Le imitaron los que a su lado estaban, indicando gentilmente a la pareja que podían cruzar sin peligro. La anciana sonrió y del brazo de su compañero atravesaron la vía al lento paso con que los años de vida les permitían mover sus piernas. Todos los moteros que vieron la escena se alegraron y al reanudar la marcha ni uno solo dio gas con prisa para recuperar la fila que ya se alejaba.

Civismo y respeto, valores que entre muchos colectivos están a la baja y sin embargo crecen con fuerza y sin techo entre la comunidad motera. Respeto y ciudadanía como la demostrada por Madrid, ciudad y Comunidad, que están a la cabeza en la implantación de medidas de seguridad y fomento de la moto.

La capital de España demostró su clase y todos los que tuvimos el privilegio de participar en esta manifestación también. Señores y señoras políticos, no importa de qué partido sean ustedes, escuchen la voz de sus ciudadanos que sobre dos ruedas y con el rugir de miles de motores mostraron la tarde del 14 de Noviembre de 2009 el ejemplo de comportamiento a seguir. Gracias a todos.